Buscar este blog

viernes, 15 de septiembre de 2017

E-MAIL fuente de prueba más popular en la actualidad


clip_image001

La inspiración para iniciar el post de hoy la obtuve en mi hora de almuerzo, cuando le quité valor a una aseveración de uno de los comensales, que aseguró que en Argentina los emails son prueba válida en los litigios.
Erróneamente contesté que no era así, pero no quise extenderme en la explicación. Un simple “no es prueba válida” no era la respuesta.

Referirnos a los emails es incluir además de los correos electrónicos los tipos de firmas: manuscrita, electrónica y digital.
Legalmente y judicialmente, una firma manuscrita garantiza la identificación de una persona, y la presunción de autenticidad de un documento. Este es la primera clase de firma conocida en todos los países.
Pero, tecnológicamente, existen dos tipos más:

clip_image003

  • Tipo Digital
  • Tipo Electrónico

Un experto e incluso una aficionado en tecnologías puede diferenciar fácilmente a ambos. Pero esto no es suficiente para la justicia Argentina. La ley sobre la distinción entre firma digital y electrónica depende del país.
La firma digital tiene su propia ley N°25.506, y se merece su propio post. El siguiente link es de ayuda: http://www.afip.gob.ar/firmaDigital/.

Los correos electrónicos, los cuales no tienen firma digital, pueden ser presentados como prueba en un juicio de conciliación, pero teniendo en cuenta ciertas restricciones:

  1. El email tiene que ser corroborado por un perito para asegurar su autenticidad y que no haya sido intervenido
  2. El email debe hacer verosímil el hecho bajo proceso judicial
  3. Deben existir otras pruebas que acompañen al email, que permitan corroborar su autenticidad, como testimonios, aceptación de las cuentas de correo de la contraparte, dominios, información de los IP de los servidores, entre otros.

De esta manera, con certeza se puede decir que aunque el email no incluya una firma digital, no deja de ser un instrumento válido como medio probatorio en búsqueda de la verdad. Pero por sí solo no es suficiente, debe ser complementado con otros medios de prueba.

TIP: "Preparar la prueba" no solo incluye la presentación de los mails, sino buscar los componentes asociados y tomar las medidas adecuadas, con el objetivo de evitar complicaciones ante la eventualidad de un litigio con la otra parte.

FUENTE: tiesitpro